Las rocas

La niña se asoma
con su cinta azul bien colocada
la miro, me mira,
nos reconocemos
Pero la casualidad no seduce
y ella se marcha a la cueva
de la que hace tiempo llegó
Antes de irse me deja un regalo:
la maravillosa
conciencia
de lo perdido

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s